• Home
  • Artículos
  • Conferencias

Anticoagulación y Anestesia regional

ANESTESIA REGIONAL EN PACIENTES BAJO ACCIÓN DE FÁRMACOS ANTICOAGULANTES

Dra Ana María Espinoza Ugarte

Profesor Asistente

Depto de Anestesiología y Reanimación

Hospital Clínico Universidad de Chile

 

Introducción

Tanto la enfermedad tromboembólica venosa (ETE) como la trombosis arterial constituyen hoy en día una causa importante de morbimortalidad. Durante la última década la prevención de la enfermedad trombótica arterial y/o venosa no sólo se ha traducido en la disminución de la morbimortalidad asociada a estas patologías, sino que también en la incorporación de numerosas drogas con potente efecto anticoagulante (1,2). En nuestra práctica clínica nos enfrentamos habitualmente a pacientes que están bajo acción de una o más drogas tromboprofilácticas y que además son candidatos a recibir anestesia regional (AR). Lamentablemente muchos de estos fármacos poseen indicación en el período perioperatorio, condición que genera un mayor riesgo de hemorragia asociado a técnicas regionales neuroaxiales y periféricas.

Una complicación grave es el hematoma epidural o intraespinal (HI) que se produce secundario a diversos grados de hemorragia en el canal vertebral, lugar donde rápidamente se puede producir compresión medular, la que frecuentemente se asocia a daño neurológico permanente. La decisión de realizar anestesia neuroaxial (ANA) en pacientes bajo acción de fármacos anticoagulantes, debe responder a un análisis individual considerando el riesgo versus el beneficio que estas técnicas pueden prestar a estos pacientes considerando no sólo el mejor momento para realizar la punción, sino que también el riesgo implícito que involucra suspender o postergar la indicación de un tromboprofiláctico en poblaciones de riesgo.

Dado lo anterior desde el año 1998 disponemos de guías clínicas destinadas a ordenar la práctica de la AR en pacientes bajo acción de anticoagulantes (3,4). Recientemente se publicó la tercera edición de estas guías (5) la que establece recomendaciones clínicas basadas en la evidencia científica actual, en relación con las distintas drogas disponibles. Estas guías están en permanente revisión y están destinadas a ordenar nuestra práctica clínica y optimizar el manejo de estos pacientes, sin embargo no garantizan resultados ya que es imposible obtener evidencia que considere todas las variables involucradas en la génesis de una complicación tan grave y poco frecuente como es un HI.

Continue Reading